Finalizando esta secuencia de artículos sobre los Principios Sistémicos en las Organizaciones, hoy nos referiremos al Principio de Equilibrio; anteriormente vimos la importancia de respetar la Pertenencia y la Jerarquía.

Situarse desde esta perspectiva, basada en los trabajos de Bert Hellinger y Gunthard Weber, hará que las intervenciones sean más efectivas por el ordenamiento que producen, y más sostenibles porque el orden da lugar al desarrollo.

 

Principio de Equilibrio

El equilibrio se refiere al dar y tomar.

Cuando alguien se incorpora a una organización busca un equilibrio entre lo que va a aportar y lo que va a recibir a cambio.

Vemos desequilibrio cuando los colaboradores exigen demasiado a sus líderes y cuando hay explotación por parte de los directivos. Este desequilibrio tiene tiene sus consecuencias; generan descontento, sentimientos de culpa, y pronto buscarán alguna manera de compensar.

¿Cómo se busca esa compensación?

Aquél que sufrió una injusticia, en sus pensamientos íntimos anhela en algún momento “hacer justicia”, entonces empieza a hacer o dejar de hacer cosas desde este lugar que lo hace sentir poderoso.

Aquél que constantemente da más de lo que toma, se ve a sí mismo en un nivel de superioridad con respecto al prójimo, y con esto terminará fomentando la ruptura de la relación laboral.

Algunos otros ejemplos de desequilibrio:

  • Cuando alguien realiza un esfuerzo para el éxito de la organización y no es debidamente valorado.
  • Cuando el desempeño de alguien es menor al esperado con respecto a la remuneración recibida.
  • Cuando no quedan en claro sistemas de comisiones o premios.

 

En líneas generales y para restablecer el equilibrio:

Cuando alguno da algo de mas (acción extraordinaria) es importante que tome algo a cambio (no se refiere exclusivamente a dinero ni tiene que ser necesariamente inmediato).

Cuando alguno toma algo de mas (acción extraordinaria) es importante que retribuya eso.

 

Hemos viso que la trasgresión a estos principios causa desorden, y cuando hay desorden en el sistema, aunque parezcan motivos menores o salvables, sus miembros manifestarán el malestar como una forma de buscar soluciones.

En estos casos es muy útil recurrir a la asistencia de un Coach que trabaje desde una Perspectiva Sistémica.

El Coach contribuirá con el ordenamiento del sistema y favorecerá una mejor toma de decisiones de sus miembros, en función de la sostener el bienestar y la productividad de la empresa.