Sabemos que conducir una empresa requiere mucho esfuerzo y que las largas jornadas o la acumulación de tareas suelen ocasionar agotamiento.

Por lo general, quienes tienen puestos de conducción en las empresas padecen el “tener que quedarse más tiempo, para terminar las cosas”, aunque saben que trabajar más horas no garantiza alcanzar los objetivos, sobre todo cuando eso los vuelve ineficaces y agota sus energías. Desde ese mismo paradigma se pueden plantear el “no quiero pasar todo el día en la empresa”. 

La cuestión del tiempo es de suma importancia en la vida de las empresas, y el uso del mismo se relaciona íntimamente con la calidad de comunicación interna.

Encontrar métodos para lograr eficiencia, delegar, controlar procesos y mejorarlos, asignar prioridades y tomar decisiones son cuestiones relacionadas con el tiempo y con la comunicación.

Algunas preguntas que podés hacerte para romper la transparencia de los hábitos que llevan a la mala administración del tiempo son:

¿Cuál es el tipo de comunicación que agilizaría las tareas? 
¿De qué se suele conversar en la empresa? ¿De qué cosas nunca se conversa? 
¿Cuánto afecta el desempeño de los colaboradores?
¿Cuánto tiempo se destina a atender lo “urgente”? 
¿Se distingue entre urgente e importante?

Revisando la información que arrojan estas preguntas podrás identificar por dónde sería útil iniciar un proceso de mejora.

Implementar un proceso de capacitación con herramientas de Coaching brindará asistencia a la empresa, para que modifique los vicios que llevan a la pérdida de tiempo y para diseñar sistemas de comunicación que sitúen a los miembros en la misma sintonía, acortando las brechas entre el directorio, los mandos medios, los empleados y proveedores.

La mejora en la comunicación se traduce en agilidad del desempeño, mejor clima laboral y consecuente mejora de resultados.

Si atender lo urgente está consumiendo la mayor parte del tiempo hay algo importante para modificar.

Esperamos que te haya interesado este contenido y puedas compartirlo.

¡Hasta la próxima!